tolerancia | pluralismo | Igualdad | participación | libertad | garantías individuales | diálogo

La democracia no es una ecuación que se pueda resumir en demos + kratos= gobierno del pueblo, aunque en su significado más estricto, la democracia representa la máxima definición de la soberanía popular; además, representa una configuración compleja de creencias, actitudes, conductas, convicciones, formas de pensar y entender tanto la política como todo lo que sucede en la sociedad.

Aunque las elecciones son la forma por excelencia para conformar los órganos de representación popular y de gobierno, la democracia no se acaba en el simple hecho de que la ciudadanía acuda a las urnas el día de las elecciones; al contrario, la democracia y su construcción y fortalecimiento constante requieren de la participación activa de la ciudadanía en todos los aspectos de su vida social y política.

La participación de la ciudadanía en los asuntos públicos puede generarse de muchas maneras pero sin duda lo más importante es que dicha participación se genere dentro de un marco verdaderamente democrático donde las conductas individuales y grupales se conduzcan con base en reglas mínimas -escritas o no- que regulen los alcances de los derechos y obligaciones de cada uno.

La democracia moderna, debido a la complejidad de las sociedades y las casi nulas posibilidades del total de la población para participar en la toma de decisiones colectivas, requiere del ejercicio de un sistema de gobierno basado en la representación política. Esto significa que, los candidatos elegidos deben representar al pueblo -no solamente a quienes votaron por ellos- y defender sus intereses en los órganos de gobierno.

De allí proviene la palabra mandatario: un representante popular, cualquiera que sea el cargo que desempeñe en un gobierno, se encuentra en él por mandato del pueblo a través del voto. No es el que manda, sino el que recibe el mandato, tanto para ocupar una posición como para conducirse en ella de acuerdo con los intereses de la población.

Esta es, pues, una de las bases de las elecciones; el pueblo manda y su participación en los asuntos públicos es vital para el desarrollo de su sociedad. Además, la participación ciudadana, el ejercicio del gobierno y la representación y desde luego la lucha por el poder político deben someterse a principios de observación necesaria para una disputa política verdaderamente democrática. A continuación algunos de ellos. Si requiere más información acerca de éstos y otros temas relacionados, puede visitar la página de materiales impresos del IFE y solicitarlos a través de cualquiera de las vías que ponemos a su disposición.


LOS VALORES DE LA DEMOCRACIA

TOLERANCIA: La tolerancia es una actitud definida básicamente por el respeto a las distintas formas de pensar, actuar y expresarse de todos en una sociedad. Usualmente se tiene una idea no muy precisa acerca de este concepto, asociándolo a una actitud de resignación o de soportar lo que otras personas hagan o digan sin importar la opinión propia. Por el contrario, la tolerancia significa ante todo dejar hacer sin perder la personalidad propia, las convicciones o las ideas que se sostengan con respecto a una situación determinada. La práctica de la tolerancia se puede resumir con la célebre frase de Voltaire: "Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo".

PLURALISMO: En la actualidad, la sociedad está caracterizada por una creciente diversidad en todos sus ámbitos; cada uno tiene su propia concepción acerca de los asuntos públicos y la manera en que deben conducirse. Así como ninguna persona es igual a las otras en su aspecto, tampoco lo puede ser en sus ideas; este concepto se aplica también a los grupos sociales y, en el ámbito político, a los partidos políticos. El pluralismo, entonces, es la actitud de reconocimiento de la diversidad y el respeto que tienen los demás a pensar y opinar de manera diferente.

IGUALDAD: Uno de los principios básicos de la declaración Universal de los Derechos Humanos es que todos los seres humanos nacen en igualdad de condiciones. Esto significa que, independientemente de su raza, sexo, color, religión, ideología o posición social, todas las personas tienen los mismos derechos sociales y desde luego ante la ley. Esta igualdad de derechos también se transmite al ámbito de la política, en el que todos los ciudadanos gozan de las mismas garantías: derecho de votar y ser votado, de constituir partidos políticos con la ideología de su preferencia, derecho de libre expresión y asociación. El respeto a este principio de igualdad garantiza que en la sociedad todos tendrán las mismas oportunidades de expresión y que su voz será respetada.

PARTICIPACIÓN: Todos los asuntos que tienen importancia en la sociedad influyen directamente en la vida cotidiana de la ciudadanía. A medida que las sociedades crecen y se hacen más complejas, mayor es la dificultad de que todos los ciudadanos participen de manera activa en las decisiones acerca de cómo han de conducirse los asuntos públicos. debido a esto, las democracias modernas se basan en el principio de democracia representativa; los grupos sociales y, desde luego, los individuos deben ser representados en los órganos de gobierno para que sus opiniones tengan un lugar de expresión y sean escuchadas. Esta es la función de los representantes populares: llevar la voz de los ciudadanos a las instancias donde se toman las decisiones, y es importante que la ciudadanía participe en la elección de los representantes populares para que, además de que su opinión sea escuchada, para ejercer el derecho que tienen en la conformación de los órganos de gobierno. A través de la participación de la ciudadanía en las elecciones se da cumplimiento al principio que da nombre a la democracia: el gobierno del pueblo.

LIBERTAD: Este es quizá uno de los conceptos más discutidos de la historia. La mayor parte de los cambios sociales y políticos en todos los países están relacionados íntimamente con ella. Libertad significa, más que nada, que cada uno puede hacer lo que de acuerdo con su conciencia sea correcto sin que haya nada que se lo impida. La única limitante para la libertad de actuación, en todos los sentidos, es el respeto a los derechos ajenos; si uno de los actos individuales de alguna manera lesiona los derechos de otra persona, la libertad personal es limitada. En términos políticos, los límites de la libertad personal y de grupo están determinados por el respeto a las leyes que rigen la vida de la sociedad y en general del sistema político. Libertad y legalidad, entonces, aunque parecieran contradictorios, son términos o conceptos que encuentran una estrecha relación en la conformación de una sociedad basada en los principios elementales de la democracia.

GARANTÍAS INDIVIDUALES: Al igual que la libertad, las garantías individuales son objeto de reclamos y luchas constantes en todos los ámbitos de la sociedad, sobre todo porque representan los derechos que todo ciudadano tiene frente al poder público. En México, las principales garantías individuales son el derecho de asociación, reunión, expresión, imprenta y manifestación. El hecho de contar con garantías individuales que propician la asociación libre de ciudadanos fomenta la pluralidad política al sentar las bases para la existencia de diversos partidos y agrupaciones con fine políticos y electorales, así como organizaciones no gubernamentales de distinto signo y orientación, así como también que los ciudadanos puedan optar por cualquiera de ellas y actuar políticamente de acuerdo con sus preferencias en un ambiente de libertad e independencia.

DIÁLOGO: Por diálogo se puede entender, básicamente el hecho de intercambiar opiniones y puntos de vista acerca de asuntos que tiene relación con distintos individuos o grupos sociales y políticos. El hecho de dialogar implica, por principio, asumir una conducta democrática y de respeto a los derechos ajenos de expresión, pensamiento y autodeterminación. Al dialogar, una persona se "coloca" en el lugar del otro, su interlocutor y reconoce la validez de sus argumentos y puntos de vista, así como su derecho de expresión. Pero el simple hecho de dialogar no conforma en sí una actitud democrática; ésta se consigue mediante el hecho de que el diálogo tenga como objetivo alcanzar un acuerdo de conformidad entre ambas partes y que dicho objetivo se cumpla; el hecho de alcanzar acuerdos no significa ceder una posición a favor del interlocutor, sino por el contrario: aunque una de las partes siga conservando sus puntos de vista puede llegar a un acuerdo con la otra respetando el derecho a la divergencia.

REGRESO A LA PÁGINA ANTERIOR